Consejos que no me sirvieron mucho: mira un punto fijo. Ser tú mismo. No te preocupes por lo que dirán los demás.

Esta es una corta historia de cómo logré hablar con confianza en público siendo una persona muy tímida.

Siempre decía SÍ

Cuando era adolescente y cursaba la escuela secundaria en Panamá, era extremadamente tímido y me paralizaba cuando me tocaba decir una charla (hablar frente a mi salón de cierto tema), literalmente todo mi cuerpo me traicionaba y se congelaba.

Era horrible. Los ojos se me aguaban. Me ponía frío. Las palabras no me salían. Algo fuera de mi control.

Pero siempre decía sí. Un día, por algún motivo que no recuerdo, me asignaron a decir unas palabras de aliento a TODA la escuela.   

Llegó el día. Mire fijo al piso. Trate de ser yo mismo, total, eran palabras de aliento. Traté de no pensar en los demás. Ya se imaginarán cómo me fue. Me congelé de una forma horrible, peor que para las charlas. Luego me cuestioné ¿por qué dije que sí?

Decir siempre “Sí” era mi forma de tratar de superar eso que me pasaba. Tenía la esperanza de superarlo algún día.

Descubrí lo que me funcionaba

Con los años, muchos años, descubrí algunas cosas que me funcionaban muy bien para relajarme, sentirme cómodo conmigo mismo y hablar sin paralizarme.

Primero. Prepararme muy bien, usar un lenguaje sencillo para mi y entender al 100% el tema del que voy a hablar.

Segundo. Practicar mucho. La verdad nunca he usado el espejo. Prefiero practicar con personas. Practico con mi familia, luego con amigos, luego con compañeros. Mientras más lo practico con diferentes grupos de personas, más fácil es.

Tercero. No pensar mucho. Relajarme, hacer chistes, reírme. Es importante saber quién es la audiencia, pero trato de pensar lo menos posible en cómo será la audiencia y en todas las posibles cosas que pueden pasar. Solo relájate.

¡Puedes lograrlo!

No soy un conferencista, ni un orador profesional, ni la persona con la mayor fluidez al hablar.


Pero para mí fue un avance pasar de congelarme ante mi salón de clases, a dar un discurso con toda confianza, en presencia del entonces Presidente de la República, su Vicepresidente y Ministra de Relaciones Exteriores y siendo transmitido por un canal de televisión local.

Como dije en un blog anterior, “fake it untilyou make it” hazlo, créetelo hasta que lo logres. Cree en ti. ¡Tú puedes lograrlo!