El reto que tenemos hoy día es adaptar nuestra educación para un mundo cambiante y preparar a las personas para responder con justicia, equidad, creatividad e innovación a los problemas que presenta el siglo 21, y eso requiere de competencias variadas, que van mucho más allá de la alfabetización y las competencias aritméticas básicas.

¿La educación es importante? Si. Entonces por qué seguimos enseñándole a los niños(as) y jóvenes lo mismo que hace 20 años, sin actualizar los métodos de enseñanza y sin incluir enseñanzas de habilidades cruciales para el presente y el futuro de los niños(as) y jóvenes.   

Habilidades para el siglo 21


Ir a la escuela a memorizar un texto para hacer un examen, pasarlo y a la semana siguiente olvidaste la información memorizada, esa no debería ser la enseñanza de nuestros días. Necesitamos una generación hábil y preparada para manejar la tecnología y aprovecharla al máximo. Necesitamos una descendencia de emprendedores que no estudien para conseguir un empleo, sino para ser generadores de empleos. 

El mundo de hoy, el planeta, necesita gente preocupada por el bienestar del medio ambiente. Que sepan sembrar para cultivar sus propios alimentos, pero también sean creativos para maximizar el espacio que tengan, para los que vivan en apartamentos. Y que sean curiosos para innovar por medio de la tecnología la agricultura.   

Aprender a usar las redes sociales de forma efectiva y productiva. Las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, Blogs, etc.) son mal usados por la mayoría de nosotros o no sabemos usarlos, pensamos que solo sirven para publicar fotos y estar pendiente de la vida de los demás. Sin embargo, las redes sociales se están volviendo en la carta de presentación de quienes saben usarlas.

Mañana no usaremos un pedazo de papel llamado Curriculum Vitae (hoja de vida), usaremos las redes sociales y la tecnología para presentar quienes somos y nuestro trabajo de una forma más efectiva y creíble, a solo decir: tengo un titulo universitario en tal cosa.

Sistemas educativos


El siglo 21 requiere de sistemas educativos que brinden herramientas que ayuden a crear sociedades más justas, equitativas, creativas y emprendedoras, que desarrolle en los estudiantes habilidades socioemocionales, más allá del estudio de las materias tradicionales, que les permita integrarse a la sociedad y entender los problemas comunes en las dimensiones sociales y ambientales.

Los sistemas educativos tienen el reto de ofrecer una educación de calidad, que al mismo tiempo sea equitativa, pero atendiendo a las desigualdades. Las familias deberían poder enviar a sus hijos a las escuelas más cercana a sus hogares confiando en que en todas las escuelas se brindara el mismo nivel de educación, de forma que no tendrían que mandar a sus hijos a colegios lejanos buscando una buena escuela.