Por: Alexander Cuevas

Estudiante de Relaciones Internacionales, Universidad de Panamá


En  la  presentación de  esta  visión, tenemos  en  cuenta que  América  Latina  en  su  conjunto, es  la  primera  vez que  se  enfrenta    a  algo  como  esta  crisis, en  esta  sección, mi  idea va  inclinada  a    favorecer  el  ecosistema  digital  en  todos  los  países  de  la  región,  ya que la  mayoría de ellos, se  encuentran  en la fase  de  acelerar  y fortelecer  los  sistemas  de  digitalización, en sí la  región generalmente requiere  de más inversiones  en infraestructura, para  hacer  frente  a los  retos que nos  ha presentado la  pandemia.


Las tecnologías de  información y  comunicación TIC,   tienen  un papel  importante  para  mitigar  parte  de  los    efectos  que  derivan  de  la pandemia, sobre todo en la  región   que  estamos  abordando, ya que cuenta  con un nivel  considerable en sistema  de  digitalización,  tanto en los  sectores públicos  como  en los  sectores  privados,   a su vez esto  ha  resultado  positivo en las  últimas  década, para    el  crecimiento  económico  de la  región, pero  aún tenemos brechas  que  mejorar en la infraestructura  de  este sistema.


Se  trata  de  enfocar  los  esfuerzos  de  inversión, en  el  ecosistema  digital, para abordar  los    temas que   han  surgido   a  raíz  de las  políticas  de  distanciamiento  físico, evidentemente podemos  decir que con  una  mejor  infraestructura, se  pueden manejar las brechas de  educación,  productividad económica y salud, esta  idea  consiste en  usar  los  recursos  tecnológicos, para  monitorear  de  manera  eficiente  el  corona virus, del mismo modo que  se  pueden  atender los factores de educación y  productividad  económica, a fin de aplicar  teletrabajos  en los  casos  posibles, de tal manera que esto requiere  invertir y  adecuar el tráfico  de  datos en los  nuevos  sistemas  de  interacción.



Fuente: Informe de la Cepal,Abril 2020.


Las  brechas digitales  en la población, mayormente están relacionadas con el  acceso  a  internet,  en  la    gráfica  podemos  ver  los  niveles  de asequibilidad por  zonas en los  países muestreados, este  factor  es uno  de los más  importante y debe subsanarse para dispersar el acceso de este  recurso en  los dos  primeros quintiles  de  ingreso económico,en consecuencia poder  abordar con mayor eficacia  los  temas  de  educación, salud y productividad.


Según los  informes de Telecom Advisory, en estos momentos  la población laboral, se   ha dividido  en  tres  sectores importantes, en  relación con sus funciones y  el  uso  de las  telecomunicaciones, en primer lugar, están aquellos  que no pueden  abordar sus  funciones por medios virtuales ya que  sus trabajos son precenciales tales como, el  caso  de los profesionales de la  salud, policías y todos aquellos que trabajan en las  cadenas de  alimentación,este  grupo representa un 20% de la fuerza  laboral, luego en segundo lugar, está el  grupo que  si puede abordar  sus funciones  por medio de  teletrabajos, que  también ocupa un 20% de la fuerza de  laboral, y  por último  tenemos un grupo de  60% que  no pueden ir  a  trabajar y tampoco pueden reemplazar  sus  ocupaciones con el  teletrabajo.


Si  hacemos una  desagregación en el mayor impacto de la población laboral, para  abordar soluciones digitales, hay un margen del 30%  que puede  integrarse, pero la  situación está en  que  esta población social, pertenece a  los  dos primeros  quintiles  de  ingreso  económico, con educación básica  o menor educación, y eso  es  preocupante  en un marco asimétricamente  social,  para  resolver este  tema.


Desde una perspectiva más relacionada a las políticas  publicas, hemos  avanzado  en los  pasos  básicos  de  digitalización, de hecho algunos  países  han  asumido la  responsabilidad de adaptar  este  sistema  tanto  para manejar los  gobierno  de  manera digital  como  en  otros  aspectos para  mitigar la crisis,  sin embargo la región también  debe fortalecer  este aspecto, ya que como  es  de conocimiento, el  desarrollo  ha sido  desproporcional referente al  ecosistema  digital  de los países en  la  región.


Aún cuando  existe un  convenio  emitido en  el  año  2012, por  la  comisión interamericana   de  derecho  humanos  de la Organización de Estados Americanos (O.E.A), donde  se  establece el  acceso  a  internet y a los servicios  de  telecomunicaciones, como un derecho  fundamental  para  las  personas,  del mismo  modo  no  es  vinculante, pero sí  representa  un primer  paso  en   ese  sentido, mientras tanto la agenda  digital, no ha  cubierto la mayoría de  zonas  rurales y de  menor  acesso en la población, debido  a  esto, es recomendable enfatizar el fortalecimiento en este  tema  a  fin  de  lograr  un crecimiento alineado  en la digitalización, como otra  de las  medidas urgente en tiempos  de pandemia  y  enfocados  a que  sea  permanente  posterior  a la  crisis del  covid-19, de tal forma  que aporte al crecimiento sostenible  de la  productivad socio-económica.


Los  países  en  América   Latina   y  el   Caribe, tienen  un crecimiento ténue en  temas  de  digitalización, hoy   día  las  soluciones  digitales   para   mitigar  los  efectos  derivados  de  la  pandemia,  se encuentran en un  estado   donde  las  inversiones, de todos los  sectores  involucrados  en la  productividad,  pueden  lograr  potenciar las  atenciones  fundamentalmente para los aspectos  económicos y sociales  , entre las opciones que  se  pueden  favorecer están  los  siguientes: Plataformas Digitales, Apps, Sistemas  de  información, los Teletrabajos, Teleeducación y la Telesalud.


Considero  que  la  inversión digital  es un beneficio multisectorial, porque se  logra  atender las  urgencias, en el  conjunto de la  sociedad que en  efecto, han surgido a  raíz  de  la pandemia.


Concluyo  esta  sección de análisis, exhortando a los Gobiernos  en una de las inversiones más urgentes para amplificar la capacidades de tráfico de datos y mejorar latencia en el servicio, en consecuencia la innovación  corresponde a sistema tales como los  puntos de intercambio de internet, también conocido por  sus  siglas en  inglés (IXP), ya que estos  habilitan un mejor  servicio en la región y es beneficioso porque además es accesible para países  del Caribe, tales como: Aruba, Curacao, Guyana, Suriname, San Martín, Trinidad y Tobago. 


Por: Alexander Cuevas

Estudiante de Relaciones Internacionales, Universidad de Panamá